Jugar a rugby en la oficina: Scrum, metodología ágil de proyectos

Pablo Castillo Rodríguez. Instituto Tecnológico del Cantábrico.

 “¿Qué es Scrum?”.

Los antecedentes de Scrum

En 1986 se establecen en Japón y EE.UU., las bases de Scrum (en castellano, melé: formación de rugby en la que un equipo actúa como un solo hombre pasando el balón de uno a otro para llegar  al otro lado del campo) aplicadas a la industria automovilística (Honda), ordenadores e impresoras (HP y otros fabricantes), cámaras de fotos (Canon) y fotocopiadoras (Xerox), con el objetivo de desarrollar equipos altamente productivos que fueran capaces de lanzar productos al mercado, en mucho menos tiempo que se tardó en lanzar productos con anterioridad.

Durante los años ’90 se desarrolla ésta metodología ágil a través de experiencias dirigidas a mejores prácticas en la industria, formalizándose el proceso en 1995. A partir de esa fecha, tanto en empresas pequeñas, como en multinacionales como Nokia, IBM, SAP, Bank of America, Philips Médical, Boeing, 3M, Ferrari o Electronic Arts, comienzan a aplicar la metodología ágil de proyectos scrum en el desarrollo de productos.

El envoltorio de Scrum

Scrum es una metodología basada en el desarrollo ágil de proyectos y orientada a los actuales mercados altamente competitivos, en los que se exige rapidez, calidad y reducción de costes, para lo que es necesario agilidad y flexibilidad, así como acortar lo máximo posible los ciclos de desarrollo, que por otro lado acostumbran a ser largos.

Scrum no es necesariamente la mejor metodología ni la única, pero si es cierto que está destacando por su éxito, gracias a su fácil implantación, su ágil respuesta a los cambios, y el valor añadido que genera en comparación a otras metodologías. Además es muy “visible” de cara al cliente, puesto que aboga por comenzar a trabajar desde el primer momento y tener resultados visibles lo antes posible, lo que permite mostrar al cliente los avances que se producen (qué y cómo se está haciendo), y aumentar así su seguridad, compromiso y satisfacción.

Empieza a sonar bien ¿verdad? Explicar qué es Scrum y cómo funciona, nos va a llevar algunos párrafos más. Pero con este primer post  ya nos estamos familiarizando con su filosofía  de trabajo por equipos de alta productividad, orientación al mercado, agilidad de reacción y respuesta, rapidez, y transparencia hacia el cliente.

Post relacionados:

PMP – Project Manager Professional, el profesional de la Gestion de Proyectos

Desde que el primer PMP® (Project Manager Professional/ Competencia Profesional en Dirección y Gestión de Proyectos) se acreditara en 1986, el número de profesionales certificados en Gestión y Dirección de Proyectos ha crecido exponencialmente, hasta sobrepasar en 2010 los 400.000 a nivel mundial. La gran mayoría en el Norte de Europa, Estados Unidos, Asia y Medio Oriente, dónde la demanda de la acreditación por parte de las empresas está estrechamente ligada a la cultura organizativa y productiva de la Gestión de Proyectos.

En el caso de España, estamos asistiendo desde hace 3 años a un crecimiento espectacular de certificaciones, al irse adaptando las empresas españolas a la Gestión de Proyectos con objeto de ser más eficientes y eficaces en sus procesos y proyectos, así como atender a objetivos de competitividad nacionales e internacionales. Un ejemplo público y contrastado de este hecho es el caso de Indra, que a principios de 2011 ha superado los 200 profesionales certificados como PMP’s y su objetivo es alcanzar los 500 en 2012.

¿Con qué organismo puede un profesional certificarse en PMP® ?

La acreditación la expide el PMI® (Project Management Institute), organización internacional sin ánimo de lucro de asociados profesionales relacionados con la Gestión de Proyectos. Presente en 170 países, recoge todo el How Know  (saber hacer) de la gestión de proyectos, formula estándares profesionales y avanza en la investigación, además de ser el órgano encargado de examinar y certificar.

¿Cuáles son los requisitos para poder optar a la certificación PMP® ?

  • Ser licenciado o diplomados
  • Acreditar más de 4.500 horas de experiencia en dirección de proyectos
  • Tener un mínimo de 35 PDU’s en horas de formación en Project Management.
  • Superar la prueba de certificación (examen oficial del PMI), lo que exige una adecuada y dedicada preparación en Gestión de Proyectos, ya que se trata de un examen exigente, en consonancia al a importancia que tiene esta certificación para profesionales y empresas.

Seguiremos tratando sobre esta certificación, y otras de nivel inferior, para ir preparándonos de cara al objetivo de examinarnos y certificarnos. Por lo que os invito tanto a seguir el blog, como las publicaciones de Twitter, y sobre todo, hacernos llegar vuestras preguntas a las que responderán con dedicación nuestros expertos de Project Management. 

Curso de promoción empresarial en las redes sociales

Las grandes compañías están incorporando a sus equipos a especialistas de las relaciones empresariales en internet, los llamados “community managers”, mientras que Pyme’s y autónomos también buscan hacer negocio a través de los medios y redes sociales.

El crecimiento exponencial de las redes sociales profesionales como Linkedin o Xing con más de 100 millones de usuarios. Los blog’s de empresa donde se expone, comparte y demuestra la capacidad y la especialidad de ésta. La posibilidad de observar los mercados, vigilar a la competencia y poder crear una estrategia de negocio a la medida para llegar a quién queremos y cómo queremos, y todo ello a un muy bajo coste económico. Son tres de las razones entre otras muchas por las que nuestro negocio debe promocionarse y por tanto relacionarse en la red.

La Federación Asturiana de Empresarios del Metal, FEMETAL, lanza el curso en Promoción empresarial en las redes sociales, para que quienes aun no están aprovechando o quieran aprender más sobre como aprovechar esta ventaja competitiva por sus propios medios.

Sin coste económico ni de créditos para formación, está abierto a profesionales del sector metal, y también dispone de plazas para profesionales de otros sectores, así como para autónomos y desempleados. Comienza el día 18 de mayo, y sus 24 horas se impartirán en Gijón de Lunes a Jueves en horario de 19:00 a 22:00. Con entrega de diploma de FEMETAL.

Para ver el contenido completo del curso y realizar la inscripción, visitar la web www.femetal.com (Formación/Trabajadores en activo) o pinchar aquí: Formación

Otros post relacionados

El Sector Metal Asturiano y la industria petroquímica de Estados Unidos. Oportunidades de negocio

Gracias a la amable invitación de ASTUREX, Sociedad de Promoción Exterior Principado de Asturias, y de FEMETAL, Federación Asturiana de Empresarios del Metal, ayer ITC estuvimos presentes en la reunión con las empresas del Sector Metal Asturiano, interesados en la industria petroquímica de Estados Unidos.

Las perspectivas para el sector offshore en 2010 eran muy optimistas respecto a un fuerte incremento de la demanda en esta área, sin embargo, tras el accidente de BP en el Golfo de México, hay un parón real en la construcción de nuevas plantas y plataformas. Aunque está surgiendo una importante oportunidad: las viejas instalaciones norteamericanas.

El parque de refinerías, plantas y plataformas norteamericanas tienen una edad media considerablemente alta. Las exigencias de la administración pública americana en cuanto a seguridad y eficiencia se están endureciendo. Y además se necesita alargar la vida de éstas, ante un panorama de restricción o paro en obra nueva. Por tanto las necesidades parecen encaminadas a la reposición, reconstrucción, reparación y mantenimiento de estas estructuras. Además, existe una tendencia histórica y continuista de las compañías americanas a operar en países como Nigeria, Irak, Venezuela, etc, a través del nombre de terceros, por lo que la subcontratación para estos mercados también es una oportunidad de negocios.

Hay cuestiones clave a la hora de dirigirse al sector industrial norteamericano, como cumplir con las normas y protocolos previos de homologación como proveedores . Disponer de una acertada estrategia de marketing dirigida a éste país, y como no, ofrecer un producto/servicio especializado y competitivo.

La oportunidad que ofrece Asturex es sin duda una excelente opción para que las empresas Asturianas del Sector Metal puedan analizar, prospectar y si es definitivamente un objetivo interesante, trabajar la comercialización, en este importante mercado.

Phising en correos electrónicos fraudulentos con la excusa del IRPF 2010

Las relaciones telemáticas (en internet) con la Administración Pública son muy seguras. Gracias al DNIe y los certificados digitales, podemos estar seguros de la privacidad en la recepción y envío de datos. Evidentemente esto hace que los piratas informáticos tengan muy difícil el desarrollo de su actividad delictiva, teniendo que recurrir por ejemplo a técnicas de engaño tan burdas como el phishing

El Phishing consiste en que recibimos un correo electrónico supuestamente de un organismo serio como una entidad bancaria con la que trabajamos, o un ente público como puede ser la DGT, con los colores y logotipos corporativos de estos,  pidiéndonos con alguna excusa técnica del tipo “comprobar o actualizar datos de multas”, “comprobar transferencia recibida o deuda”, etc, datos sensibles como nuestro DNI, claves y contraseñas, etc… y si caemos en la trampa…¿nos hacemos una idea de las consecuencias verdad? En este momento cabe decir que absolutamente nunca una empresa u organismo que trabaje en legalidad nos va a pedir que revelemos esta información. Ante la duda llamar o escribir a dicha entidad.

Pues bien, La Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional (BIT) está advirtiendo sobre un envío de miles de correos electrónicos con el logotipo falsificado de la Agencia Tributaria, que con el pretexto de la “devolución en la declaración de la renta 2010” piden el número de cuenta del banco, junto a nuestros datos personales, incluidos nombre, NIF, número de tarjeta de crédito así como  fecha de caducidad, número de seguridad y PIN de ésta.

La Agencia Tributaria jamás nos va a pedir nunca los datos de la tarjeta de crédito. El número de cuenta bancaria como otros datos si por ejemplo presentamos la declaración con el programa PADRE 2010, es cierto que debemos cumplimentar dichos datos en el programa, y podemos o imprimir la declaración y presentarla en mano, o enviarla telemáticamente, sistema éste que precisa de nuestro certificado digital o DNIe electrónico , por lo que está asegurada tanto la integridad como la encriptación de datos.

Ante la mínima duda, el teléfono de Hacienda es el 901 33 55 33, y si nuestras sospechas provienen de cualquier otra entidad, actuemos con cautela igualmente y asegurémonos.

Certificado digital ¿Qué es? ¿Para qué sirve? ¿Dónde lo conseguimos?

En el curso de Administración y Facturación Electrónica estamos tratando sobre algo vital en este proceso digital: Asegurar la identidad del usuario y proteger la transferencia de datos en el uso de servicios online. Para ello es imprescindible la certificación digital, un sistema que permite vincular a las personas físicas con datos electrónicos con la garantía mediadora de una entidad certificadora.

Un certificado digital es un documento que otorga una autoridad certificadora y que garantiza la relación entre una persona física y su firma digital.

La principal utilidad del certificado digital es que nos permite firmar documentos de manera electrónica. Al igual que en la oficina de Hacienda de nuestra ciudad el funcionario nos pide que firmemos de nuestro puño y letra un formulario, esto ocurre también en el mundo virtual, donde podemos firmar con garantías de legitimidad y propiedad de la firma, además de asegurar la integridad de un documento (para que no pueda ser modificado por ejemplo.

Su funcionamiento está basado en la seguridad. Para que un certificado digital tenga validez legal, tiene que estar certificado por una autoridad de certificación acreditada por la entidad pública de certificación del país correspondiente. En España es CERES (Certificación Española – Fábrica de Moneda y Timbre) quién se encarga de gestionar estos certificados. Tras los certificados digitales está el estándar X.509 el cual se basa en un algoritmo de criptología asimétrica. Este método utiliza dos claves por usuario: una privada y otra pública, siendo la autoridad correspondiente la que certifica que las dos claves son únicas por usuario y están vinculadas entre sí.

Con el certificado digital podemos hacer dos cosas:

  1. Garantizar la integridad del mensaje e identidad del remitente.

Nosotros como remitentes firmamos digitalmente un mensaje (un presupuesto en PDF a enviar por correo electrónico por ejemplo). Lo hacemos con nuestra clave privada y se lo enviamos al destinatario, el cual podrá comprobar tanto nuestra identidad, como la integridad del mensaje. Y si alguien quiere manipular ese documento, se romperá el certificado, con lo cual dejará de tener validez puesto que ya no estará firmado por nosotros.

2. Proteger la privacidad del envío.

En este caso como remitentes ciframos el mensaje (un e-mail por ejemplo) usando la clave pública del destinatario, y éste, para descifrar el mensaje, utilizará su clave privada. Como la clave privada sólo es conocida por el destinatarios, es imposible que un tercero pueda descifrar el mensaje si no tiene esa contraseña

Para obtener un certificado digital en España tenemos que acudir a CERES. Podemos usar el DNI electrónico para ello, o el siguiente procedimiento.

  1. Solicitar el certificado
  2. Acreditar nuestra identidad en una oficina de registro o acreditarnos virtualmente con el DNIe y un lector de tarjetas.
  3. Descargar el certificado

Cuando ya tengamos nuestro certificado digital proporcionado por CERES, éste se instalará de manera automática en el navegador web que usemos, así que después, cuando entremos por ejemplo en la página de la Agencia Tributaria, la DGT, nuestro Ayuntamiento, etc para hacer alguna gestión, si nos solicitan nuestra firma digital, será muy fácil identificarnos.

Recordad que también vamos a poder instalar el certificado digital en el gestor de correo electrónico que usemos para firmar nuestros correos cuando lo necesitemos, de manera que vamos a poder garantizar la integridad de nuestros envíos, y si queremos también la privacidad de lo enviado.

Los riesgos en la Gestión de Proyectos para el Director y Jefe de Proyectos. (III) Incertidumbre y ambigüedad

Pablo Castillo, Consultor de empresas en ITC

Si en un anterior post pusimos cara de poker (y miedo seguro que también muchos) ante los objetivos poco realistas, la incertidumbre y la ambigüedad tampoco suenan nada halagüeñas, pero es que estamos hablando de peligros ¿no? Así que vamos con otra dosis de vacuna por tanto!

El jefe de proyectos habitualmente se maneja en climas de incertidumbre e inseguridad constantes porque principalmente no siempre dispone de toda la información de la que debería. Los proyectos están expuestos a constantes cambios e imprevistos, dos ingredientes muy contraproducentes para los límites de plazos y recursos entre otras cuestiones a los que está limitado cada proyecto. Es evidente que a mayor clima de incertidumbre, más necesario es una estimación de costes y cronogramas acertados. Utilizar métodos cuantitativos de estimación estadística que ofrezcan umbrales de certidumbre, niveles de desvio, etc, es decir, calcular el riesgo sin bolas de cristal, es la mejor herramienta para combatir la falta de certeza.

No siempre son bien recibidas estas estimaciones, que son puestas en dudas por diversas razones tanto por los clientes como por la gerencia de la empresa. “Si está programado así, tiene que ocurrir así” suelen decir, sin pretender en muchas ocasiones ni siquiera comprender a que se deben esas posibles desviaciones en el proyecto, y los problemas que pueden acarrear si no se controlan debidamente.

Por tanto nos encontramos ante la responsabilidad para  el jefe de proyectos de usar y dominar estas herramientas de evaluación y control de “posibles males sobrevenidos”, y  además hacer una muy buena labor de comunicación y concienciación ante el resto de interesados en el proyecto, de manera que se incremente la certeza y como no, la implicación.

Tecnología que facilita la colaboración: la nueva ventaja competitiva.


Pablo Castillo,Consultor empresas ITC

El trabajo en equipo ha sido la piedra angular del avance de la sociedad industrializada y tecnológica. Las organizaciones que mejor han impulsado y gestionado la suma e interacción de conocimientos,  habilidades  y esfuerzos de su capital humano, son aquellas que han logrado una consolidación más fuerte, y unos objetivos de innovación y crecimiento más ambiciosos.

Cuando hace más de 150 años el telégrafo y el teléfono entraron en escena, la forma de comunicarse, y por tanto de colaborar cambió. Solo hay que pensar en el grado de implantación alcanzado en el mundo laboral por el teléfono, agregando el fax, y observando la evolución de la telefonía tanto fija como móvil, para entender que la sociedad está constantemente demandando mejoras en los procesos de comunicación, sobre todo en dos líneas: velocidad y alcance: más personas conectadas y con mayor facilidad.

Los últimos 20 años, con el desarrollo de internet y sus herramientas para la comunicación y colaboración, han sido para los expertos, <<tiempo que la población en general ha sentido estabilidad en su forma de comunicarse y colaborar, mientras que la industria de las telecomunicaciones ha estado constantemente en evolución ofreciendo mejoras e innovaciones>>.

Sin embargo ha sido en los últimos tiempos, cuando se está hablando de revolución en la comunicación

¿Por qué ahora sí es revolución y antes era estabilidad en un entorno de avance constante? E-mail, videoconferencias, voz por IP, mensajería instantánea, foros, blogs, microblogging, redes sociales, wikis… Nunca habíamos estado tan en contacto (algo que se diría también en 1900), pero sobre todo, nunca habíamos tenido tanta capacidad para compartir. Tanto cualitativa como cuantitativamente, la interacción y colaboración entre personas es de tal alcance, que estamos logrando ser más eficaces y eficientes en el entorno “virtual” que el físico o directo. Y no solo eso, sino que además cuando estamos en contacto personal, la “conectividad” mejora notablemente la experiencia de colaboración y trabajo en equipo.Esto está haciendo que empiecen a abrirse brechas competitivas entre las organizaciones que aprovechan las tecnologías de la comunicación para colaborar internamente, además de con sus socios, proveedores, clientes, etc, y las que no.

¿Pensáis que las redes sociales han sido la herramienta definitiva que ha impulsado este entorno globalizado de colaboración? ¿Pensáis que deben estar integradas en los entornos laborales, o limitadas/alejadas? ¿Qué herramientas están mejorando la colaboración con vuestros compañeros de trabajo, clientes, proveedores…?

Los riesgos en la Gestión de Proyectos para el Director y Jefe de Proyectos. (II) Cuidado con los objetivos poco realistas


errores en la gestión de proyectos

Pablo Castillo, Consultor empresas ITC

En la anterior entrada del blog reflexionamos sobre algunas de las características personales y profesionales que debe de reunir el jefe de proyectos para gestionar adecuadamente todo el riesgo que le transfieren quienes se relacionan con él a través de los proyectos.

Hoy vamos a poner etiqueta al primer riesgo serio al que se enfrenta el jefe de proyectos: La imposición de objetivos poco o nada realistas.

Cuando se inicia un proyecto, éste precisa de una serie de taraes y procesos necesarios para que comience de manera adecuada. Se empieza por comprender los objetivos del proyecto, las necesidades del cliente, analizar a los stakeholders (interesados en el proyecto), establecer los requerimientos, así como identificar las restricciones del proyecto. A continuación es preciso definir el alcance del proyecto y establecer la planificación y las estimaciones para crear el cronograma al mismo tiempo que se identifican los riesgos vinculados al mismo.

Hasta aquí perfecto, pero…

  • ¿se ven los objetivos afectados por deseos y/o presunciones vagas sobre lo que se debe lograr?
  • ¿se establecen hitos de costes o temporales antes de que el proyecto tenga una planificación racional?
  • ¿se establecen límites prefijados y la urgencia y la impaciencia pesan más que la metodología y la prudencia?.

Son tres preguntas largas y cargadas de contenido a las que se les contesta en muchas ocasiones un muy problemático “si”.

Esto sitúa al director o jefe de proyectos en una situación muy delicada, prácticamente de riesgo mortal, porque todos conocemos que la realidad va mucho más allá de la Ley de Murphy, y los cúmulos de males lejos de solucionarse fácilmente, tienden a desencadenar otros problemas y desastres, que en muchas ocasiones acaban poniendo un sello de “fracaso absoluto” al proyecto en forma de gritos de un cliente, gritos de los superiores, gritos de las cuentas bancarias de la empresa, y… gritos, muchos gritos que en general difícilmente se acallan y se olvidan.

El jefe de proyectos tiene que hacer llegar a todos los niveles organizacionales de la empresa, que los objetivos de todos los proyectos deben ser realistas, y que para ello precisa de valoraciones exactas y fidedignas, así como de órdenes y decisiones realistas por encima de los deseos. Tiene que convencer de que la planificación racional ahorra costes derivados de errores y desastres, y que para ello es preciso comprender, implantar y trabajar con metodología, sabiendo resguardarse de manera lógica en la prudencia.

Es una tarea ardua y compleja, pero la recompensa en forma de proyectos controlados con mucho menor riesgo asumido hace que merezca la pena ¿no creéis?

Seguiremos viendo trampas mortales del día a día en los proyectos, pero ¿qué opinión os merece éste? ¿Cuál de los nombrados os crea mayores problemas a vosotros? ¿Qué pensáis que hace falta hacer para cambiar la gestión de proyectos en las empresas hacia entornos mucho más controlados?


Los riesgos en la Gestión de Proyectos para el Director y Jefe de Proyectos. (I) Roles y habilidades clave

Pablo Castillo, Consultor de empresas en ITC

El Jefe de Proyectos vive al límite, enfrentándose a problemas súbitos y situaciones desafiantes que le exigen tomar decisiones con tanta o más presión que quién decide la final para su equipo con un tiro de penalti.

Lo que se suele calificar como responsabilidad, realmente se trata de una transferencia de riesgo realizada desde múltiples lugares (compañeros, clientes, proveedores, etc) hacía el Jefe o Director de Proyectos, el cual debe asumir y gestionar. Y para hacerlo debe poner en práctica su mejor nivel en como mínimo estas habilidades y roles clave:

Conocimientos de Project Management: Metodología y herramientas

Es obvio que conocer la metodología de gestión de proyectos a nivel estratégico y práctico es el fundamento para gestionar un proyecto, sus riesgos asociados, y el propio asumido como gestores. De la profundidad del conocimiento y la destreza en el desempeño de funciones, dependerá buena parte del éxito en la toma de decisiones sobre los proyectos a nuestro cargo.

Habilidades interpersonales

Liderazgo, confección de equipos, motivación, comunicación, influencia, toma de decisiones, negociación y resolución de conflicto son cualidades que contribuirán a dinamizar los proyectos, incrementar el compromiso de los involucrados y mejorar la aplicación de decisiones.

Conocimientos técnicos

Conocer la industria, las técnicas, los productos, los procesos, los estándares y las regulaciones, dota de anticipación, visión, capacidad de observación y crítica sobre la realidad de las operativas, y en definitiva, a gestionar el alcance y el coste de manera cercana a la realidad de cada proyecto y sus condiciones en tiempo real.

Habilidades directivas en general

A los proyectos les afectan también la contabilidad,  las finanzas, las compras  y las contrataciones. Las ventas y el marketing. Los contratos y las leyes comerciales. La producción, distribución y logística. Los planteamientos estratégicos, tácticos y operativos. Las estructuras organizacionales, la administración de recursos humanos y la seguridad laboral. Por ello un Director o Jefe de Proyecto debe conocer estas áreas desde el punto de vista directivo, y usarlas en su favor para minimizar riesgos, y optimizar los proyectos.

Habilidades personales

La integridad y la honestidad, junto a una buena tolerancia a incertidumbres y ambigüedades, define decisiones claras y concidas, y logra que estas sean mejor aceptadas por los reacios a ellas. La persuasión, la asertividad, la proactividad, como ser abierto y accesible, son otras tantas cualidades que mejoran la marcha de cualquier proyecto desde la dirección, y que por lo tanto mejoran la gestión del riesgo soportado.

Sin duda son muchas medallas de campeón las que debe llevar colgadas al cuello el Jefe de Proyectos, y quienes aspiran a serlo, entrenar y competir tanto o más que los que ya lo son. De otra manera superar los riesgos y retos de los que vamos a ir hablando en próximos post puede ser misión imposible!

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: