Internacionalización de empresas, Gestión de Proyectos PMI e ISO 21500

Internacionalización de proyectos, Project Management, PMI, PMP e ISO 21500

Con el mercado nacional hundido, sino en el mejor de los casos estancado, el logro de contratos en el ámbito internacional ha resultado la tabla de salvación de muchas organizaciones, que además ahora diseñan su futuro estratégico a medio y largo plazo en el exterior.

Competir por contratos y participar en proyectos internacionales exige mejorar y optimizar procesos, proyectos, recursos, conocimientos, tecnologías y capacidades, lo que supone un ambicioso y complejo proyecto de cambio para las organizaciones, pero necesario, y que siguiendo los pasos adecuados es posible abordarlo de manera ordenada y efectiva.

La Gestión de Proyectos, con más de 120 años de experiencia ha crecido y evolucionado en contextos de crisis global ayudando a las organizaciones a adaptarse a los constantes cambios de los mercados nacionales e internacionales, con especial atención a la exportación de bienes y servicios. Tejidos empresariales como el de EE.UU., Reino Unido, Alemania, Suecia, Japón,… han liderado la conquista de los mercados internacionales, haciéndose habitual que tanto multinacionales como pequeñas empresas hayan competido en los últimos 50 años por conseguir contratos en cualquier lugar del mundo en el que hubiera una oferta, un escenario que desde 2009 se ha transformado.

Con mayor o menor rapidez, muchas empresas españolas interpretaron la paralización de la demanda nacional como la última llamada para la internacionalización antes de tener que dejar de existir, y en esta reacción a tiempo, la Gestión de Proyectos PMI y la ISO 21500 de Gestión de Proyectos está siendo y va a ser fundamental para alcanzar competitividad internacional.

La figura del Project Manager Professional

La falta de tradición en España en Project Managment se está supliendo en numerosos casos de éxito con una altísima intensidad de formación e implantación en Gestión de Proyectos. La inversión de las empresas españolas en cualificar a sus profesionales en metodología y herramientas Project Management e implantarlas en la organización, está produciendo frutos competitivos notables en los que la figura emergente del Jefe de Proyectos o Project Manager PMP es clave.

Los Jefes de Proyectos como profesionales expertos en Project Management que dominan la metodología y su aplicación práctica, están liderando y gestionando el cambio de las organizaciones y sus profesionales hacia la mayor competitividad y alcance internacional que debe proveer la Gestión de Proyectos PMI.

“al principio la gestión de proyectos PMI me resultó un choque respecto a mi experiencia de gestión a la “latina”, pero según avanzaba en conocimiento y práctica, fui viendo las ventajas, y ahora mismo, hablar el mismo lenguaje y trabajar de la misma manera que nuestros socios y clientes, es la razón por la que estamos logrando contratos fuera de España, y por la que estamos alcanzando nuestros objetivos.”

J.L.A, Director de Operaciones, PMP, de empresa de fabricación de bienes de equipo de Asturias, España.

Analistas y empresas coinciden en que la recuperación y el crecimiento de las empresas españolas pasa por mejorar en su competitividad internacional y lograr colocar sus productos y servicios allá dónde esté la demanda. Y para ello es imprescindible llevar a cabo cambios ordenados y efectivos que posibiliten competir de igual a igual con organizaciones de otros países, cuestión en la que imagen, tradición y tópicos deben combatirse.

Demostrar la capacidad de gestión internacional

Los prejuicios y pensamientos pre-concebidos son inherentes a la condición humana, y las decisiones en las empresas las siguen tomando personas, por eso la imagen de liderazgo y éxito de las compañías de los países con mayor tradición de internacionalización y éxito como EE.UU., o Alemania, son un enorme handicap y barrera de entrada a los mercados frente a otras nacionalidades como la Española.

¿Cómo puede una empresa española con poca tradición exportadora, y ubicada en un tejido empresarial con menor tradición internacional, puede mejorar la percepción y por tanto confianza de los oferentes de contratos?

Utilizar las metodologías y herramientas con mayor implantación internacional, y demostrar (certificar) que se utilizan efectivamente y se dominan, es una de las maneras más efectivas para convencer de que nuestra capacidad para desarrollar con éxito el proyecto es la misma que la de otras organizaciones.

En este caso, la certificación PMP – PMI (Project Management Professional – Project Management Institute) y la recientemente publicada en 2013 ISO 21500 de Gestión de Proyectos, son el referente contractural, comercial y operacional, y por tanto la mejor respuesta ante las dudas que puedan tener los decisores sobre nuestras ofertas.

El equipo de consultoría en Gestión de Proyectos de ITC siempre está abierto para vuestras preguntas, y para ayudaros a conocer más a fondo la metodología y herramientas para vuestra profesión y vuestras organizaciones.

Despertar, motivar y activar al alumno para alcanzar nuevas metas formativas.

formacion-activa-proyectos-alumnos-itc

Pablo Castillo. Linkedin Profile

Dormirse, desconectar, no razonar, perderse… son acciones muy comunes de los alumnos durante la formación, tanto en la escolar, como la profesional, fruto de una metodología educativa poco o nada adaptada al modo de funcionar de nuestro cerebro.

El tradicional sistema empleado aun de “mostrar el profesor, aceptar el alumno, y continuar” choca deliberadamente con la necesidad que tenemos de desarrollarnos continuamente, dado que la ausencia de interacción, aun cuando se pueda levantar la mano y preguntar, penaliza la motivación y empobrece nuestra capacidad de aprendizaje.

Los métodos de formación “Show and Go”, en que el formador demuestra un proceso y pasa al siguiente sin permitir que los alumnos practiquen o lo hagan de manera mecánica, consiguen que el alumno se instale en una actitud completamente pasiva, y que el grupo pierda la oportunidad de generar debate, construir nuevas ideas, y afrontar nuevos retos formativos.

Despertar, motivarse y activarse para aprender.

Los mejores formadores de las más importantes organizaciones formativas, son expertos motivadores, además de profundos conocedores teórico-prácticos de una materia y su aplicación. Acogen a los alumnos como aprendices, y les motivan bajo la premisa de que como alumnos deban alcanzar el nivel en en el que superen al maestro. Se trata de enseñar a hacer, pensar y decidir, esperando además de los alumnos, que aún estando en fases incipientes de la formación,  sean capaces de rebatir a sus profesores, aportar ideas y soluciones de manera individual,  así como de  construir nuevos conceptos en grupo.

Estos formadores de élite, son expertos que involucran a los alumnos durante los cursos, talleres, jornadas, etc., como verdaderos activadores del ansia formativa, llevando al alumno a automotivarse para estar totalmente despierto durante la formación, ser proactivo en cada momento, ya sea teórico o práctico, y además que razonen, reflexionen, y aporten contenido propio, al mismo tiempo que avanza la formación. Y esto se logra convenciendo al alumno desde la presentación, de que la parte más importante de lograr nuevos conocimientos y habilidades, es su participación como alumnos, y que el aprendizaje activo mediante prácticas, dinámicas y juegos, les va a llevar a lograr las metas fijadas, e incluso superarlas, lo cual es la esencia de la verdadera formación productiva.

Reflexionando recientemente con Jaime Álvarez, miembro del equipo del ITC, y uno de los profesores más destacados en España, en aprendizaje, aplicación y productividad mediante herramientas tecnológicas en Ingeniería y Arquitectura, me hacía especial énfasis en la capital importancia de convencer al alumno, antes de empezar una formación, de que en el aula todos van a formar un equipo, y como tal van a alcanzar un o varios  logros importantes, y que para llegar a ese éxito, se van a evitar las disertaciones aburridas, y aprovechar ese espacio para que todos los alumnos participen.  “Ésto es vital, porque si alguno de los alumnos está acostumbrado a pasar las horas en el aula sin más… necesita saber que acaba de entrar en “otro mundo” formativo, mucho más sofisticado, y que le va a preparar de una manera que nunca antes había logrado”.

“Además, es fantástico ver como los otros alumnos, que ya han trabajado con nuestro sistema activo de clases, refuerzan este mensaje y ánimo, hablando de anteriores logros y su éxito de aplicación en el puesto de trabajo. Se crea un clima de actividad total, incluso en las horas más difíciles posteriores a una jornada intensa de trabajo. Se transforman los que aun eran alumnos pasivos, en activos, y esto, en la gran mayoría de ocasiones, sin ni si quiera haber comenzado aun la formación en sí.” Me cuenta Jaime con entusiasmo después de una clase de Autodesk Inventor Avanzada para jefes de proyecto de una importante ingeniería.

Profesores como Jaime, fomentan la participación y aprendizaje activo, mostrando el lado práctico y productivo de cada concepto y herramienta, y motivando al alumno a que prueben las nuevas habilidades adquiridas por sí mismos. El aula es un laboratorio en el que pueden experimentar seguros, contando además con la inestimable ayuda del profesor para encontrar soluciones a cada nuevo reto.

 “En cada curso, como profesor, aprendo tanto o más que cada alumno. Son grandes profesionales, que logro se sigan sintiendo profesionales durante el curso, y eso lleva a que con cada intervención de un alumno, o un grupo de trabajo, todos aprendamos una nueva manera de enfocar un problema técnico y resolverlo con eficacia y eficiencia”.

En el ITC sabemos que cuanto más se involucra a los participantes a lo largo de un curso,  más van a recordar  y poder aplicar de nuevo en el puesto de trabajo. Practicar, debatir, trabajar en grupo, buscar soluciones nuevas y jugar (sí jugar, un proceso formativo muy potente del que hablaré en un nuevo artículo), son las herramientas de la formación de éxito actual y hay que aprovecharlas y exprimirlas.

¿Generan ingresos las empresas por sus relaciones en internet?

“cada vez es más difícil el seguimiento de todo lo que genera ingresos en una compañía, ya que alrededor de ella ha aparecido una nube intangible de relaciones en Internet a las que hay que prestar atención, de las que hay que aprender y con las que hay que dialogar”

   Charlene Li, http://www.charleneli.com/

Las empresas han entrado formar parte y participar de las redes y medios sociales, porque están formadas por personas. Hace poco fue noticia muy comentada la de un hombre que tras ser desoído tanto él como el resto de viajeros en sus demandas al conductor de un autobús, escribió desde su móvil un mensaje de Twitter a ALSA con las quejas. La empresa llamó al chofer para informarse de lo que estaba pasando y pedirle que enmendara los problemas, y se resolvió para satisfacción de todos los viajes, y en especial para el “héroe” del Twitter. ¿Tendrá también estas relaciones en la red con su ámbito profesioanl el protagonista de la historia?

La cifra de personas “conectadas” que desarrollan o complementan parte de su vida personal en la red es millonaria y creciendo, y eso se está trasladando rápidamente a la vida profesional también, por lo que se está haciendo que las empresas estén en la red. Ya sea como imagen corporativa representando a todos los miembros de la organización, o a través de las relaciones que cada trabajador mantiene en nombre de la empresa, las organizaciones participan, y puesto que el objetivo de éstas es generar negocio, es indudable que esas relaciones en la red generan ingresos.

Los correos electrónicos, la comunicación en medios sociales como la web 2.0, los blogs y las publicaciones en abierto. Las relaciones en las redes sociales entre profesionales, con clientes, proveedores, colaboradores y otros interesados. La vigilancia tanto de los mercados como de la competencia. Todo esto, y muchos otros factores están en la red, y es el momento adecuado para que la empresa que no lo esté haciendo, de el paso y esté presente activamente. A la velocidad que cambian las cosas en internet, mejor empezar ahora para no perder el tren.

A %d blogueros les gusta esto: