Impartir un curso (II): Lenguaje no verbal

Clara Verdugo. Instituto Tecnológico del Cantábrico.

Cuando se imparte un curso, además de los contenidos didácticos, debemos prestar especial atención a la comunicación no verbal, tanto por parte del formador como de los alumnos. A través del lenguaje no verbal podemos intuir si el curso es del agrado de los alumnos o si por el contrario tenemos un problema.

Por otro lado, no olvidemos que a través del lenguaje no verbal el alumno puede saber si el formador está nervioso, inseguro, o lo que es peor, no está cómodo, ya que esto puede causar rechazo o aburrimiento.
 

La figura del formador.

 Lo que debemos hacer:

  • Estar en posición adecuada para ver a todos los alumnos.
  • Mirar de forma sistemática y periódica a todos.
  • Moverse entre las mesas y mostrar interés.
  • Sonreír a las personas.
  • Asentir ante la intervención de otro.
  • Pasar por las mesas durante las actividades.

 Lo que no debemos hacer:

  • Mirar exclusivamente a los medios (pizarra, proyector, ordenador, etc).
  • Dar la espalda al grupo. Es importante mantener siempre el contacto visual con los alumnos.
  • Escanear con la mirada al grupo demasiado rápida y frecuentemente. Puede indicar nerviosismo o causar incomodidad.
  • Poner demasiada distancia con el grupo. Debemos favorecer el feedback.
  • Permanecer en posiciones estáticas.
  • Mirar el reloj mientras hablan los demás.

La figura del alumno.

Comportamientos observados negativos:

  • Mirada perdida.
  • Posturas inclinadas hacia atrás. Puede indicar que el alumno está a la defensiva.
  • Consultas frecuentes al reloj. Muestra aburrimiento o deseo de terminar cuanto antes.
  • Se muestra ausente. Puede indicar falta de interés.

Comportamientos observados dudosos:

  • Evita contacto visual. Puede indicar incomodidad o culpabilidad, o simplemente timidez.
  • Cabeza inclinada hacia delante. Puede indicar rechazo o incomodidad, aunque también puede ser signo de reflexión o análisis.
  • Pies inquietos. Puede indicar incomodidad o que tiene algo que decir.
  • Labios apretados. Puede indicar disconformidad.

Estos datos pueden ayudarnos a crear un clima más positivo en nuestras aulas y a reaccionar a tiempo ante un alumno no satisfecho. Pero no olvidemos que no son más que datos de referencia. En caso de duda, debemos fiarnos más de nuestra intuición como formadores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: