La empresa y el plan de estabilización de la crisis

Pablo Castillo Rodríguez. Instituto Tecnológico del Cantábrico.

Dijo Lucio Anneo Séneca que “cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables”

Los cambios en las “reglas del juego” del contexto macroeconómico, han llevado a infinidad de organizaciones a buscar un nuevo objetivo, un lugar al que dirigirse, la estabilización de la crisis.

Se necesita realizar un diagnóstico del histórico de la empresa, y de la situación actual, para lograr un control sobre la misma. Tomar conciencia “del día a día” de los compromisos a corto plazo, redefinir costes e inversiones (que no necesariamente reducir) y diseñar sin demora la nueva estrategia de negocio dirigida a la estabilización, como puede ser la diversificación, la entrada y salida de mercados internos y externos, establecimiento de alianzas…,etc.

En este proceso de cambio, es indispensable que se fijen objetivos claros y que la comunicación tanto interna como externa esté planificada y preparada para expresar y responder de manera adecuada y de acuerdo a los objetivos que contenga el cambio, para evitar resistencias que se interpongan en el plan de estabilización de la crisis.

Para lograr el cambio, es muy posible que se precise reorganizar el organigrama de la empresa, y necesario, que el proceso incluya un plan para recolocar puestos en función de proyectos y habilidades que dote de agilidad y eficiencia al sistema productivo de la empresa, en lugar del clásico departamental, para evitar entre otras cosas, trincheras y cabezas de avestruz, es decir, el clásico “no es competencia de mi puesto/departamento”.

Estamos tratando de procesos críticos para la mejora. Los comportamientos estancos deben eliminarse, y para ello es imprescindible que los flujos de información internos sean claros, que estén distribuidos con criterios de productividad, puedan ser supervisados en relación al funcionamiento del negocio, y que permitan la detección de problemas, errores y oportunidades, haciendo de palanca de medidas correctivas y nuevos objetivos.

Para todo ello es imprescindible tener los adecuados sistemas de información, gestión y control, que puede que ya estén en la empresa, o puede que haya que traerlos e implantarlos. Así un buen diagnóstico de los problemas y la situación actual de la empresa, que permita tomar decisiones rápidas y solventes, debe ser el inicio de un plan de estabilización. ¿El paso siguiente? Para unos cercano, para otros más lejano, pero conseguible: el crecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: