Los riesgos en la Gestión de Proyectos para el Director y Jefe de Proyectos. (II) Cuidado con los objetivos poco realistas


errores en la gestión de proyectos

Pablo Castillo, Consultor empresas ITC

En la anterior entrada del blog reflexionamos sobre algunas de las características personales y profesionales que debe de reunir el jefe de proyectos para gestionar adecuadamente todo el riesgo que le transfieren quienes se relacionan con él a través de los proyectos.

Hoy vamos a poner etiqueta al primer riesgo serio al que se enfrenta el jefe de proyectos: La imposición de objetivos poco o nada realistas.

Cuando se inicia un proyecto, éste precisa de una serie de taraes y procesos necesarios para que comience de manera adecuada. Se empieza por comprender los objetivos del proyecto, las necesidades del cliente, analizar a los stakeholders (interesados en el proyecto), establecer los requerimientos, así como identificar las restricciones del proyecto. A continuación es preciso definir el alcance del proyecto y establecer la planificación y las estimaciones para crear el cronograma al mismo tiempo que se identifican los riesgos vinculados al mismo.

Hasta aquí perfecto, pero…

  • ¿se ven los objetivos afectados por deseos y/o presunciones vagas sobre lo que se debe lograr?
  • ¿se establecen hitos de costes o temporales antes de que el proyecto tenga una planificación racional?
  • ¿se establecen límites prefijados y la urgencia y la impaciencia pesan más que la metodología y la prudencia?.

Son tres preguntas largas y cargadas de contenido a las que se les contesta en muchas ocasiones un muy problemático “si”.

Esto sitúa al director o jefe de proyectos en una situación muy delicada, prácticamente de riesgo mortal, porque todos conocemos que la realidad va mucho más allá de la Ley de Murphy, y los cúmulos de males lejos de solucionarse fácilmente, tienden a desencadenar otros problemas y desastres, que en muchas ocasiones acaban poniendo un sello de “fracaso absoluto” al proyecto en forma de gritos de un cliente, gritos de los superiores, gritos de las cuentas bancarias de la empresa, y… gritos, muchos gritos que en general difícilmente se acallan y se olvidan.

El jefe de proyectos tiene que hacer llegar a todos los niveles organizacionales de la empresa, que los objetivos de todos los proyectos deben ser realistas, y que para ello precisa de valoraciones exactas y fidedignas, así como de órdenes y decisiones realistas por encima de los deseos. Tiene que convencer de que la planificación racional ahorra costes derivados de errores y desastres, y que para ello es preciso comprender, implantar y trabajar con metodología, sabiendo resguardarse de manera lógica en la prudencia.

Es una tarea ardua y compleja, pero la recompensa en forma de proyectos controlados con mucho menor riesgo asumido hace que merezca la pena ¿no creéis?

Seguiremos viendo trampas mortales del día a día en los proyectos, pero ¿qué opinión os merece éste? ¿Cuál de los nombrados os crea mayores problemas a vosotros? ¿Qué pensáis que hace falta hacer para cambiar la gestión de proyectos en las empresas hacia entornos mucho más controlados?


Anuncios

One Response to Los riesgos en la Gestión de Proyectos para el Director y Jefe de Proyectos. (II) Cuidado con los objetivos poco realistas

  1. Pingback: Los riesgos en la Gestión de Proyectos para el Director y Jefe de Proyectos. (III) Incertidumbre y ambigüedad « Instituto Tecnológico del Cantabrico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: